colorines que me siguen...

Tambien en Facebook puedes seguirme

sábado, 3 de octubre de 2009

"Choco" un perrito especial


Choco es un perro muy cariñoso, es de color chocolate, de ahí su nombre. Su dueño es Pablo, un niño de seis años. Juegan mucho todas las tardes cuando la mamá de Pablo los lleva al parque.

Un día, cuando Choco jugaba con Pablo vio llegar una linda perrita blanca. ¡Guauuuuu! Choco no pudo contenerse, se enamoró nada más verla.
Se acercó con timidez a ella, y como no decía nada, la perrita preguntó - ¿Qué miras tanto?

- Eres muy guapa, por eso miro. ¿Cómo te llamas?

- ¿Me llamo Blanca y tú?

- Yo soy Choco; nunca te había visto por aquí. ¿Eres nueva en el barrio? - dijo Choco

- Si llevo dos semanas con mi nuevo dueño, soy un perro lazarillo.

- ¿Lazarillo? -. Preguntó Choco sin entender.

- Mi dueño es ciego. Yo he sido entrenada para hacerle la vida más fácil y llevadera, además de protegerle del peligro- dijo Blanca llena de orgullo.

- ¡Vaya eres una heroína!¡Seguro que tu vida es muy interesante!

Choco se quedó bastante impresionado con lo que Blanca le contó.
Una tarde la mamá de Pablo dijo que no podía llevarlos al parque porque esperaba visita. Choco no pudo evitar sentir pena, ¡tenía tantas ganas de ver a Blanca!
Cuando sonó el timbre y abrieron la puerta a Choco casi le da un patatús, ¡Blanca estaba entrando por la puerta! Choco jugó toda la tarde con Pablo y Blanca, fue genial...

Esa noche Choco pensó que le gustaría ser un perro lazarillo o un San Bernardo que salva vidas en la nieve, o un perro policía. ¡Admiraba tanto a Blanca!
Por mañana se levantó muy temprano y se fue de casa a conocer mundo, quería convertirse en un héroe, como su amiga. Alguien a quien los demás admiren.

- Tengo que servir para algo más que ser un perro mimado, cuando me consiga ser un gran perro valiente volveré con Pablo- dijo Choco muy decidido a cambiar su destino.

Cuando Pablo se despertó y se dio cuenta que Choco no estaba empezó a buscarlo por todas partes. Al no encontrarlo empezó a sentirse muy preocupado, ¡quería tanto a su perrito!, ¡y le hacía tanta falta! Era su compañero de juegos.
Llamó a mamá y salieron a buscarlo por la calle, pero no lo encontraron. Mamá pegó carteles con la foto de Choco en por los rincones de la ciudad, con la esperanza de que alguien les dijera dónde estaba. Pablo se sentía muy triste sin su mejor amigo, que siempre le hacía reír con sus gracias.

Choco no sabía dónde ir, y tampoco sabía qué hacer. Echaba tanto de menos a Pablo....
Empezó a recordar cuando fueron a recogerle a la perrera, y un día que Pablo siendo muy pequeño se salió a la calle gateando, sin que mamá se diera cuenta y él lo hizo entrar en casa ladrando. Otro día fue Pablo quien le ayudó cuando se quedó encerrado en el garaje, cuántas veces se habían ayudado los dos.

- Soy un egoísta, con lo bien que se portan conmigo y yo les abandono, será mejor que vuelva a casa- se dijo Choco pensando que no merecían que los abandonara sin avisar.

Cuando llegó a casa había pasado un día desde que se fue. Todos se emocionaron al verle y le abrazaron llenos de alegría. Blanca que estaba de visita se acercó a Choco y le dijo:

-Vaya cuanto te admiro, no sabía que fueras tan importante en la vida de Pablo.

Choco no entendía muy bien por qué le admiraba Blanca, no había hecho nada extraordinario, aparte de marcharse sin decir nada a nadie y darles un disgusto. Se sentía un poco avergonzado por su comportamiento.

- Pablo le ha contado a mi dueño que cuando apenas sabía andar, tú le ayudabas a no caerse; si lloraba le hacías reír con gracias, y que siempre le haces feliz sin esperar nada a cambio. Eres un perro muy especial -. Dijo Blanca.

- ¡Y yo que me fui porque quería ser especial!- contestó Choco.

Ya nunca más se fue de casa porque no necesitaba hacer nada extraordinario para ser especial, comprendió que hacer felices a los demás, quererlos y darles cariño es lo más extraordinario que alguien puede hacer. Y sentirse tan querido por Pablo, su madre y Blanca le hizo ver que él es muy especial también.

Y naranja anaranjado, este cuento ha terminado... ¿Os ha gustado?

*Cuchu* votar

4 comentarios:

Onminayas dijo...

Tus cuentos son muy especiales, Cuchu: no sólo están impregnados de tu corazón, sino quede aportan los valores que por desgracia hacen tanta falta hoy en día a muchos niños.

Besos.

Perikiyo dijo...

Hola Cuchu.
Gracias por regalarnos un nuevo cuento.
No te imaginas la ilusión que le ha hecho a mi hijo Pablo, de seis años, sentirse el personaje de un cuento cuando se lo he leído.
Le brillaban los ojitos.
Muchísimos besos.

cuchu dijo...

Perikillo que alegriaaaaa....si hay algo en la vida realmente valioso, ese algo es la atención de un niño...

Ahora que sé como se llama tu hijo escribiré alguno mas en su honor...

Besos,besos y besos....

cuchu dijo...

Onminayas tus comentarios siempre me agradan mucho...me pareces una persona muy atenta y de una gran calidad humana...gracias por acordarte de venir.

Besos,besos,besos...

vota por este blog

Premios 20Blogs

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails