colorines que me siguen...

Tambien en Facebook puedes seguirme

viernes, 26 de marzo de 2010

El ladrón de lana


Algo muy raro estaba pasando en el pueblo de Paula. En la fábrica de lana había un contenedor donde tiraban las madejas de lana con nudos, o rotas; los habitantes del pueblo solían recogerlas para hacer alfombras o mantas, pero... un buen día se encontraron con el contenedor vacío. Los trabajadores de la fábrica corrieron la voz de que alguien las había robado. Había un ladrón suelto llevándose toda la lana que tiraban.

-¿Para qué querrá tanta lana ese ladrón?- decía la mamá de Paula

-¿Lo meterán en la cárcel mami? - preguntaba Paula muy interesada.

 -No pequeña, en realidad no roba nada. Esa lana no pertenece a nadie y lo mismo que la cogíamos nosotros, puede cogerla cualquiera- explicó su mamá.

 -¿Entonces por qué le llaman "el ladrón de lana" en el pueblo?- preguntó la niña.

-Puede ser porque quien se la lleva está siendo muy egoísta, no deja nada para que lo aprovechemos el resto- contestó mamá.

Una mañana corrió la noticia de que el ladrón ya no estaba en el pueblo. Hacía una semana que no desaparecía lana. Nunca más se supo de aquél curioso ladrón.
Un domingo por la mañana Paula encontró unos regalos en la puerta de su casa, envueltos en papel blanco con lunares de colores. Había uno para ella, uno para papá y otro para mamá. Los abrieron intrigados, no era el cumpleaños de ninguno, ¿quién se los habría enviado?

-¡Mami mira qué bufanda tan bonita, lleva mis colores preferidos!- dijo Paula entusiasmada.

-Vaya! a mí también me han regalado una bufanda preciosa y a papá- contestó mamá mirando las bufandas muy contenta.

En el pueblo todo el mundo había recibido una bufanda envuelta en papel de regalo... ¡Qué misterio!
Paula se puso la bufanda nueva para ir a clase y se sentía muy feliz. Todos en el pueblo se dieron cuenta que al ponerse la bufanda, les invadía un sentimiento de alegría y bienestar. Las bufandas tenían magia...

Llegó la Navidad, y como todos los años, los niños llevaban los juguetes que no usaban a La Cueva del Sol; los mayores dejaban las cosas que no utilizaban... ropas de invierno, zapatos, mantas, alimentos; era una costumbre que tenían desde el principio de los tiempos, sabían que todas esas cosas irían a parar a personas que las necesitaban.

El día de Navidad, todos se reunían en la plaza del pueblo por la tarde, para cantar villancicos. A Paula le encantaba ir, además pasaban parte del año ensayando las canciones en clase de música, y ese día se lucían delante de los padres. Cuando terminaban de cantar los villancicos, empezaba el rito de los agradecimientos; las personas que tenían algo que agradecer, se subían al escenario y daban las gracias públicamente, era una costumbre muy bonita que les hacía sentir bien. Subió al escenario una señora muy guapa, a la que nadie conocía... todos quedaron en silencio.

-Hola a todos... no soy del pueblo, pero os debo mucho y quería daros las gracias por todas las cosas que vais dejando en La Cueva del Sol. Esas bufandas que lleváis, las han tejido personas a las que habéis ayudado con vuestra generosidad, yo les llevé la lana y espero que os hagan muy felices- dijo la señora sonriendo.

Cuando bajó del escenario, todo el mundo se acercó a ella y como por arte de magia desapareció entre la gente. Paula no la olvidó jamás, y cuidó su bufanda toda la vida.

En el pueblo de Paula eran muy generosos y recibieron su recompensa... algún día tú recibirás la tuya.

Y naranja anaranjado, este cuento ha terminado... ¿Os ha gustado?

*Cuchu*

Safe Creative #1004065914417

6 comentarios:

Mar dijo...

Me recuerda al refrán "Es de bien nacidos ser agradecidos" Encantadora manera de novelarlo. Es justo decir "gracias", pero cuando lo adornamos con la imaginación, inventando acciones, devolviendo favores es hermoso.
Un beso.

Mar dijo...

Creo que una persona tan sumamente generosa y agradecida no cabe en la palabra ladrón... Pero de algún modo hay que calificar a quien sustrae algo sin permiso aunque las intenciones sean buenas.

He aquí una particular "Robin Hood".

Bss.

Ah! No se si te habrás dado cuenta, pero el enlace que apunta a tu blog ha tardado en actualizarse a la última entrada varios días.

cuchu dijo...

Mar
He querido reflejar que la bondad siempre trae recompensas....Es mas facil ser bueno que ser un villano. Y por supuesto la bondad te hace mucho mas felíz ¿Porqué hay tantas personas que no se percatan de ello?

Un abrazo y un beso

cuchu dijo...

Mar tienes razón. Llamar ladrón a quien da mucho mas de lo que coge es un poco injusto, pero teniendo en cuenta que es un cuento dirigido a niñ@s, no puedo dejar pasar que el robo no está bien...en sus mentes queda todo lo que leen...

Respecto a lo del enlace no lo sabía. Gracias por decírmelo.

Muchos besos

Lady Morrigan dijo...

yo soy lectora creo... desde la barriga de mi madre!! me ponia los cascos y me narraba historias infantiles....

me recuerda mucho a esa epoca, adoro la lectura la magia tanto en un libro al género infantil, de ahí k sea adicta al barco de vapor, como a mi amado allan Poe, Oscar wilde...

dejame seguirte que pueda seguir leyendo tus historias!!!

cuchu dijo...

Lady Morrigan es un gran honor tenerte como lectora, mas aún cuando lees cosas tan buenas....Me recuerdas un poco a mí. Mi madre nos leía desde muy chiquititos a mis hermanos y a mi todas las aventuras de Julio Verne, Ruben Darío, Juan Ramón Jimenez. Cada día se lo agradezco mas porque esas tardes de lectura son parte de mis mejores recuerdos.

Un beso y bienvenida.

vota por este blog

Premios 20Blogs

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails